Destaca la caída en las rutas con Oriente Próximo. Según la AEA, Asociación de Aerolíneas Europeas, el tráfico de las aerolíneas europeas sufrió una caída del 10,4 por ciento desde el 31 de marzo hasta el 6 de abril, tercera semana de guerra en Irak, en relación a la misma semana de 2002.

Esta caída se suma al descenso de las dos semanas precedentes (con un 12,4 y un 7,4 por ciento respectivamente) con lo que el descenso medio del tráfico en estas tres semanas está en el 10,1 por ciento, en relación al mismo período del año anterior. Las rutas más afectadas por la caída han sido las que unen el continente con Oriente Próximo.