El próximo domingo día 20 empezarán a volar los primeros pilotos armados con armas de fuego en vuelos comerciales, según fuentes de la Administración Federal de la Seguridad de Transportes (TSA.

Un primer grupo de 46 pilotos voluntarios, entre ellos tres mujeres, participó esta semana en unas prácticas en el centro federal de entrenamiento de Glynco (Georgia). No obstante, a medio plazo, serán entrenados varias decenas de miles de pilotos estadounidenses, especialmente voluntarios.

Esta polémica decisión de dotar de armas a los pilotos fue tomada por el Congreso estadounidense tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, a pesar de la oposición inicial de la Casa Blanca y de las aerolíneas.