Las reservas han aumentado al nivel del 2001.Air France ha informado que la noticia de la suspensión de los vuelos del Concorde, el pasado día 10, ha provocado una avalancha de reservas. En las semanas que precedieron el anuncio de la compañía de que sus cinco aviones supersónicos dejarán de volar el 31 de mayo, el índice de ocupación rondaba un 20%, mientras que ahora entre el 65 y el 95% de los asientos están reservados en los vuelos pendientes, niveles desconocidos desde 2001.

Según las agencias de viaje, estas reservas responden al deseo de disfrutar de unos vuelos que no ser volverán a repetir. Capricho caro teniendo en cuenta que un billete ida y vuelta París-Nueva York cuesta 8.726 euros. Una promoción, válida hasta el 18 de mayo, permite ir a Nueva York en un avión corriente y volver en “Concorde”, por 3.999 euros.