A pesar de lo apartoso del incidente, el piloto logró aterrizar el aparato.Las puertas de un avión Ilyushin 76 se abrieron en pleno vuelo sobre la República Democrática del Congo provocando la muerte de decenas de pasajeros que salieron despedidos del avión. En el aparato viajaban 129 personas aunque todavía se desconoce el número exacto de personas que han perdido la vida.

El piloto logró aterrizar en Kinshasa tras el accidente. El aparato había sido alquilado por el ejército congolés para un vuelo entre Kinshasa y Lubumbashi, la segunda mayor ciudad del país y sede de una gran base militar.