Los pilotos han aceptado la medida para afrontar la crisis de la compañía.Los pilotos de la aerolínea de bandera alemana Lufthansa han aceptado reducir sus jornadas y sus salarios para afrontar la crisis de la compañía, que se ha visto obligada a inmovilizar 70 aparatos. Además, los pilotos aceptan realizar vacaciones anticipadas.

Este colectivo era el último en aceptar la medida ya que los colectivos restantes ya firmaron el pasado mes de abril una reducción en su jornada laboral. Así, todo el personal de tierra ha visto disminuir una hora y media su horario semanal, hasta las 36 horas. Además, la aerolínea ha introducido el trabajo a tiempo parcial para todo el personal de tripulación de cabina.