La compañía asegura que las pérdidas se deben a la guerra en Irak, el diferente calendario de Semana Santa y la subida del carburante. La aerolínea de bandera española Iberia perdió en el primer trimestre de 2003 unos 22,4 millones de euros, frente a los 6,1 millones en el mismo periodo de 2002. Según fuentes de la aerolínea, las pérdidas se deben a la guerra en Irak, el diferente calendario de la Semana Santa –que en 2002 se celebró en marzo y no en abril– y a la subida de los precios del carburante y de las tasas de navegación.

Los resultados de explotación registraron unas pérdidas de 50,7 millones de euros en el citado periodo, superando en más de 44 millones a las pérdidas del año anterior, que fueron de 6,5 millones de euros.

No obstante, la compañía registró un incremento del 0,5 por ciento en su tráfico de pasajeros durante el mes de abril, hasta los 2,1 millones, favorecido por el diferente calendario de Semana Santa y a pesar de la reducción del 3,5 por ciento aplicada en la oferta y de los efectos negativos del estancamiento económico y de la guerra en Irak.