La compañía se vio obligada ayer a anular 175 vuelos.Una huelga encubierta del personal de Alitalia provocó ayer la cancelación de 175 vuelos. El personal, que alegó baja por enfermedad, protesta así por la aplicación por parte de la compañía de una serie de medidas para reducir personal de vuelo, como la disminución del número de azafatas en los vuelos nacionales e internacionales.

El admistrador delegado de Alitalia, Francesco Mengozzi, manifestó su incomprensión ante esta actitud de los trabajadores y advirtió que estudiará los certificados médicos presentados por los trabajadores.

El ministro de Transportes del gobierno de Berlusconi, Pietro Lunardi, apoya la política de reducción de costos de Alitalia y descartó que el Estado vaya a aportar fondos para la compañía.