Tras despegar del campo de vuelo, en una zona llana y sin obstáculos, el piloto detectó un problema inesperado en la Cessna 182. A 200 pies sobre el terreno, el motor abandonó a nuestro intrépido piloto. Cargado con 80 galones de combustible, el piloto decidió no virar hacia el aeropuerto, sino mantener rumbo y buscar un lugar seguro donde aterrizar.

A pesar de contar sólo con 200 horas de vuelo -una experiencia reducida- el piloto controló bien el avión. El protagonista salió ileso, gracias a su buen hacer.

Videos relacionados
No hay comentarios aún. ¡Danos tu opinión!
Debes estar registrado para comentar