Amelia probablemente no sabe que lleva el nombre de una ilustre aviadora, pero lo que si sabe es que le encanta volar. Por eso a sus dos dos añitos se conoce al dedillo todo lo que hay que hacer antes de irse al aire y después de despegar, aunque ahí seguramente ha tenido algo de “ayudilla”…

<

 

Anterior
Siguiente