Boeing 737Esta es la historia de un usuario de Extracrew.com que se formó en una FTO española. Tras obtener la licencia de piloto decidió ir a buscar un puesto de trabajo en una compañía aérea, y lo consiguió. Ahora vuela un Boeing 737.

 

 

Aunque los cambios que ha sufrido la aviación en los últimos años han convertido en un auténtico laberinto el acceso de los pilotos a un puesto en una aerolínea, diariamente existen casos que invitan al optimismo. Esta es la historia de un usuario de Extracrew.com que no tiró la toalla.

Tras acabar los estudios en una FTO, nuestro piloto busca un puesto en compañías españolas, especialmente Iberia, para hacer realidad el sueño de su vida. Mientras espera la oferta de trabajo, imparte cursos dirigidos a pilotos y azafatas en una escuela, y de esta forma paga en parte los costes de la formación. Durante ese tiempo nuestro usuario se desmoraliza siguiendo las intervenciones de los foros de Internet, donde parece que las posibilidades de encontrar empleo como piloto son prácticamente nulas…

Pero un día decide romper con los agoreros de los foros e inicia una búsqueda frenética de ofertas de empleo. Entonces se da cuenta de que la gran mayoría de ofertas exigen la Habilitación de Tipo de A320, B737 u otros aviones, y sólo una ínfima parte de las ofertas son sin el Type Rating, en trabajos de instrucción de vuelo en escuelas. Así que decide finalmente hacer la Habilitación de Tipo para optar a las ofertas de empleo de compañías aéreas pero… ¿cuál elegir?

“La Habilitación de A320 es la preferida por la mayoría de mis compañeros, para entrar en Iberia o Vueling” pensó, de manera que se decidió por la de B737. Esto le daba una ventaja competitiva frente a sus compañeros, de forma que podría optar a las ofertas de algunas compañías europeas con flota Boeing.

Contrata el curso en España, y se desplaza a Londres, donde supera las pruebas de simulador, psicotécnicos e inglés que necesita para comenzar el curso. Tras finalizar la Habilitación de Tipo y el Vuelo Base, vuelve a España, donde al poco tiempo recibe una oferta de empleo en un país europeo. Tras realizar las pruebas y superar con éxito la selección de la compañía aérea, hoy vuela un Boeing 737 y acumula horas de vuelo.

No es la única manera de llegar a una compañía aérea: cada uno debe valorar qué nivel de compromiso debe asumir en su formación. Pero es un buen ejemplo de cómo un piloto sin experiencia de vuelo puede entrar en la primera división de la aviación comercial. A partir de este momento el futuro sólo puede ser mejor.

 

Anterior
Siguiente